Seis internas fueron realojadas en una cárcel de mínima seguridad como parte del proceso de rehabilitación

Es la primera vez en la historia que esta Unidad aloja mujeres y la iniciativa forma parte un plan piloto que a futuro se proyecta expandir. “Lo que tenemos hoy es algo histórico: nunca en el sistema penitenciario ha habido un régimen abierto como este para mujeres, un lugar de mínima seguridad. Recién estamos haciendo un plan piloto de observación que nos va a llevar mucho tiempo pero es un logro importante.”, explicó Jorge Solé, director de la Unidad Nº 2.

Las seis internas se integrarán al régimen laboral del establecimiento. En principio llevarán adelante un emprendimiento de elaboración de quesos. “Como somos una unidad agrícola lechera, vamos a empezar a hacer queso, primero para consumo interno. Las mujeres van a hacer las tareas que hace cualquier otro interno, esto no es un tema de género, van a trabajar todos de la misma forma, van a tener el mismo régimen.”, señaló Solé.

La Unidad Nº 2 tiene 266 hectáreas y las personas privadas de libertad que se alojan allí trabajan en el tambo y en la siembra y la cosecha de distintas hortalizas en turnos de ocho horas. Los productos cultivados tienen como destino el abastecimiento de las unidades de la zona metropolitana.

 

Ver informe audiovisual

 

Montevideo, 13 de julio de 2020

Luego de distintas etapas de selección que tuvieron en cuenta su conducta, su riesgo de reincidencia y su trayectoria laboral, entre otros aspectos, fueron trasladadas seis mujeres desde la Unidad Nº 5 a la chacra de la Unidad Nº 2 en el departamento de San José.