En su comparecencia en el Parlamento, el ministro Bonomi, dio que: “En el año 2016 el delito de rapiña tuvo un descenso de 3,7% en relación al año 2015”.


El jerarca recordó que: “Las rapiñas en Uruguay han tenido un crecimiento constante desde hace más de una década.  El aumento ha sido muy relevante desde 1985 a la fecha. Hemos pasado de 1578 rapiñas en 1985 a 20.348 en 2016. Entre 1985 y 1994, el aumento promedio de las rapiñas consumadas fue de un 20%. Entre 1995 y 2004 el aumento promedio de las rapiñas fue de un 11%, y entre 2005 y 2014 el aumento promedio fue de 10%. En el 2015 ya la tendencia se redujo a la mitad, y el aumento fue del 5%, y en el año 2016, como dije, no sólo dejaron de crecer, sino que bajaron”, expresó Bonomi.
“Nos hemos planteado una muy ambiciosa meta: queremos que en el último año de este período de gobierno tengamos por primera vez menos rapiñas que cuando lo iniciamos. Sabemos que es un objetivo difícil, por algo hasta el momento ninguno de los seis gobiernos desde el retorno democrático lo ha logrado.  Y para lograr eso nos hemos puesto además una meta: alcanzar una reducción de un 30%”.
En el año 2016 del total de rapiñas ocurridas en todo el país, el 80,3% ocurrió en Montevideo, en Canelones el 13,2% y en San José el 1,2%.  Concentrándose el 94,7% de las rapiñas en el área metropolitana.  “Es claro que el fenómeno de este tipo de robo con violencia tiene un componente específico, que favorece su ocurrencia en determinada área geográfica del país”, manifestó.
En Montevideo, las rapiñas están fuertemente concentradas en determinadas áreas. El 63% de las rapiñas ocurren en los barrios de la zona oeste y norte de la ciudad, donde viven fundamentalmente sectores de trabajadores y capas medias de la sociedad, que corresponden a las Zonas Operacionales III y IV

Además de concentrarse en determinadas zonas, también suceden en franjas horarias específicas del día, en particular entre las 17 horas y la medianoche.  Con esa información se comenzó a georreferenciar información, se definieron puntos calientes, se caracterizaron áreas críticas, se utilizaron complejos software de predicción de eventos delictivos y se diseñó un modelo de intervención adaptado a la realidad del problema que tenemos.
A partir del año 2016 se comenzó a desplegar una estrategia orientada a reducir las rapiñas, que tiene tres pilares centrales:
1) El nuevo sistema de patrullaje basado en evidencia, donde el Programa de Alta Dedicación Operativa (PADO) tiene un rol central.
2) Extensión del sistema de videovigilancia en el área metropolitana, que implica la instalación a partir del año que viene de 3200 cámaras.
3) Reformas legislativas que se acordaron en las reuniones multipartidarias, donde la ley que se votó, relacionada a los reincidentes, reiterantes y habituales tiene un papel muy importante.
Bonomi, se refirió al PADO y a su impacto en la evolución de las rapiñas. “La baja de las rapiñas en el  año 2016 representará una alteración definitiva en la tendencia. Habrá un antes y un después del 2016”.
“Luego de instalado el PADO se logró, no sólo revertir el crecimiento, sino que logramos comenzar a descender globalmente las rapiñas. No solo bajaron donde funciona el PADO, sino que bajaron en todo Montevideo”.

Aunque el programa se inició en el cuarto mes del año 2016, su desempeño ha logrado impactar logrando descender las rapiñas luego de muchos años de constante crecimiento.  En el año 2016, la rapiña bajó en todo el país un 3,7%. En Montevideo el descenso es de un 4,7% que, como he dicho concentra, el 80,3% de las rapiñas de todo el Uruguay. En Canelones del 4,3 %. Con estos datos podemos decir entonces que en toda el área metropolitana, las rapiñas han descendido en 2016 un 4,5%”.
El ministro destacó que: “En el mes de enero de 2017, complementando la baja que hemos manejado, respecto a los homicidios y las rapiñas durante 2016, se ha producido una nueva baja; a saber, los homicidios bajaron el 10 % ciento en todo el país; las rapiñas bajaron el 5,3 % en todo el país, y además los hurtos bajaron el 5, 4 % en todo el país”.
“Nosotros creemos que hay que mejorar más la seguridad, que es posible si uno tiene en primer lugar claro el problema, si lo estudia y es transparente con las cifras. Y si es responsable, sensato y tiene una estrategia y un plan. Nosotros sabemos para dónde vamos, tenemos un plan y una estrategia que hemos aplicado”, enfatizó el secretario de Estado.  

Montevideo, 15 de febrero de 2017.
UNICOM - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Additional information