Hombre imputado por estafa y tenencia no autorizada de armas de fuego y una mujer condenada por este último delito

En la tarde del 25 de abril, la empleada de una Sociedad Fomento del departamento de Flores se encontraba con la cuenta bancaria de dicha Sociedad abierta en su computadora. En determinado momento le apareció un cartel que decía “validación de seguridad” y le solicitaba que ingresara la contraseña tres veces, lo que hizo. Seguidamente la máquina se trancó y no le permitió realizar ningún otro tipo de acción.

A raíz de esto la mujer entró al usuario del Banco desde su celular y constató que habían realizado tres transferencias (49.622 dólares, 37.854 dólares y 123.600 pesos), desde tres cuentas de la Sociedad Fomento hacia la cuenta de un tercero, por lo que realizó la denuncia correspondiente en la Unidad de Investigaciones departamental.

Durante la investigación, bajo la dirección de la fiscal Alicia Abreu, se realizaron varias actuaciones que permitieron determinar el destino de las transacciones. El 12 de mayo dos equipos de dicha Unidad concurrieron al departamento de Tacuarembó donde, con apoyo de personal de la Dirección de Investigaciones de la Jefatura de Policía de Tacuarembó y personal del Grupo de Reserva Táctica, allanaron una vivienda en el balneario Iporá.

En el lugar se detuvo a un hombre de 37 años y se incautaron varios dispositivos electrónicos, 184.0000 pesos, 1.000 dólares, una pistola 9 milímetros, un rifle calibre 22, dos cargadores completos de 9 milímetros, dos cargadores de rifle, seis cajas de municiones (cada una con 50 cartuchos calibre 22), dos cajas de municiones (cada una con 100 cartuchos calibre 22), una caja de munición conteniendo 93 cartuchos calibre 22, tres cajas con cartuchos calibre 380 (una con 17 cartuchos, otra con 41 y otra con 50), dos cajas completas de municiones 9 milímetros, una caja con 17 cartuchos 9 milímetros, una caja con 49 cartuchos 9 milímetros y 43 cartuchos 9 milímetros, como así también documentación varia, dentro de la que se encontraban constancias de transacciones bancarias.

A raíz de una Guía de propiedad de una pistola 9 milímetros incautada en el lugar, un equipo de la Unidad de Investigaciones concurrió al domicilio de una mujer de 55 años donde, previa autorización, se realizó una inspección y se incautó el arma, deteniéndose a la indagada. Posteriormente se concurrió a una automotora donde se incautaron equipos informáticos.

Enterada la Fiscal, ésta dispuso la conducción de los indagados a la Sede Judicial de la ciudad de Trinidad.

Finalizadas las instancias judiciales, el Juez Letrado de 1º turno dispuso la condena de M.C.C.R. de 55 años “como autora penalmente responsable de un delito de tenencia no autorizada de armas de fuego, a la pena de multa de diez unidades reajustables”.

A su vez se formalizó la investigación respecto al hombre de 37 años por “un delito de estafa en régimen de reiteración real con un delito de tenencia no autorizada de armas de fuego, debiendo fijar domicilio y no modificarlo sin dar inmediato conocimiento al tribunal,” así como también teniendo prohibido salir del país sin autorización previa y habiéndosele retenido los documentos de viaje, todas las medidas por el plazo de 180 días y disponiéndose el cese de su detención.

Fuente: Jefatura de Policía de Flores

Montevideo, 29 de mayo de 2022

Durante los allanamientos se incautaron 184.000 pesos, 1.000 dólares, tres armas y comprobantes de transacciones bancarias, entre otros objetos.