Efectos de una reforma imprescindible

Los cambios operados en la Policía Nacional vienen arrojando resultados ostensibles que empiezan a derramarse en beneficio de la sociedad.

Ver rueda de prensa Jefe de Policía de Montevideo

Así lo demuestran las cifras de delitos que mantienen una tendencia a la baja que se consolida cada vez más, y el despliegue operativo de los funcionarios policiales que ponen a prueba la profesionalización recibida en estos años.

La baja en los tiempos de respuesta son una prueba inequívoca de esa capacidad, mejorada con la experiencia acumulada y el buen uso de las tecnologías con que cuenta hoy la Policía. Junto a ello, la permanente profesionalización de sus efectivos hace que los procedimientos tengan resultados exitosos como el que protagonizaron los efectivos de la Unidad de Respuesta de la Policía de Montevideo en la noche de ayer en Luis A. de Herrera y Avda. Rivera.

Una respuesta operativa que mereció el reconocimiento unánime y espontáneo de quienes acertaron pasar por esa zona y fueron testigos del despliegue y sus resultados.

Los hechos

Una rapiña en proceso, cuya alerta llegó al Centro de Comando Unificado de la Policía a las 19:52, provocó un despliegue de las unidades al lugar que demandó escaso minuto y fracción a la unidad policial georreferenciada más próxima al lugar de los hechos.

Una vez allí, los efectivos se hicieron cargo de la situación empezando una negociación que insumió unos 25 minutos desde la llegada hasta la aprhensión efectiva de los delincuentes (un adulto con 5 antecedentes penales y un menor de 17 años que no tienen vínculo familiar alguno entre sí).

En rueda de prensa, el Jefe de Policía de Montevideo - Crio. Mayor (R) Ricardo Pérez destacó la participación ciudadana que le cupo en la acumulación de voluntades que forjaron un exitoso operativo sin lesionados de ningún tipo. Desde la alarma del evento en proceso disparada por la empresa de seguridad del comercio en cuestión hasta el taximetrista que recibió al menor en su huida y -advertido por un vecino- dejó encerrado en el móvil al mismo hasta su efectiva detención por la Policía.

Asimismo, participaron cadetes de la Dirección Nacional de la Educación Policial que realizan praxis policial en la zona y realizaron la detención del menor y su liberación como parte de la negociación entablada con el otro delincuente que tenía una empleada como rehén.

Liderando la negociación estuvo el Crio. Alvaro García, Jefe de la URPM de Zona II quien posibilitó la liberación de la rehén con la colaboración del Cabo Ricardo Guevara, quien es el que termina desarmando al delincuente propiciando su reducción y detención.

En el forcejeo, el delincuente disparó su arma -inmovilizada por la acción del policía- sin lesionar a nadie produciendo la rotura de la luneta trasera del vehículo policial. Al término del procedimiento, el nerviosismo imperante se quebró en un cerrado aplauso que celebró el anuncio de un efectivo que advertía que la víctima estaba bien y el delincuente reducido.

En declaraciones recabadas en sede policial se pudo conocer que ambos delincuentes portaban armas de fuego, y en una inspección posterior al comercio, personal de investigaciones encontraron un revólver calibre 22 que había sido descartado por el menor momentos antes que llegaran los efectivos policiales al lugar.

Ambos delincuentes declaran por estas horas ante la Justicia.

 

Montevideo, 6 de julio de 2017
UNICOM - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Los cambios operados en la Policía Nacional vienen arrojando resultados ostensibles que empiezan a derramarse en beneficio de la sociedad.