Rehabilitación mediante trabajo

En total, hay 3.947 personas privadas de libertad trabajando dentro o fuera de cárceles

 

Los privados de libertad que trabajan y perciben peculio alcanzan un total de 976 personas, lo cual implica un monto de 3.513.600 pesos, según un informe del Ministerio del Interior (MI). Sumados a quienes no perciben peculio, la cifra llega a 3.947 privados de libertad. A su vez, los reclusos que se educan dentro del sistema penitenciario llegan a 2.052.

En setiembre de 2011 el Patronato Nacional de Encarcelados y Liberados (PNEL) firmó un convenio con la empresa Laura Elizabeth González para la fabricación de mil sillas dobles de madera plegables, que se fabricaron en COMCAR, y de 2.500 que se fabricaron en el centro de rehabilitación Punta de Rieles.

A este compromiso se suman los convenios firmados con el Sistema Nacional de Emergencia, la Administración de Ferrocarriles del Estado, el Instituto Nacional de Colonización, la Junta Departamental de Montevideo, el Plan Juntos, un convenio marco con el Ministerio de Desarrollo Social y un convenio con la Universidad de Montevideo.

Según el informe del MI, en 2011 se firmó un convenio entre este ministerio y OSE, llamado Experiencia piloto de inserción social y práctica laboral. El convenio menciona los convenios con las intendencias departamentales de Canelones, Montevideo y Rocha y el Sistema Nacional de Emergencias para el desmalezado de montes.

Además, los próximos convenios incluyen un ofrecimiento de la empresa Fripur, que habilitará 250 plazas laborales para mujeres. El Sindicato Único Nacional de la Construcción y Anexos (SUNCA) y la Cámara de la Construcción ofrecieron un convenio para capacitar a reclusos en tareas de albañilería, carpintería, herrería, entre otras.

A estas iniciativas se suman las impulsadas por los centros de rehabilitación. El informe del MI menciona entre estos el centro de rehabilitación Campanero y el establecimiento Piedra de los Indios. En Campanero se promueven la producción rural y talleres de panadería, herrería, albañilería y carpintería. En Piedra de los Indios, 90% de los reclusos realiza tareas productivas y 66% ejerce actividades laborales.

El informe también indica que 2.052 privados de libertad están vinculados a algún programa educativo o cultural. Menciona entre estos talleres de huerta, invernáculos, jardinería, costura, serigrafía, bloquera, peluquería, artesanía en plata, cerámica, literarios y también las dos usinas culturales del Ministerio de Educación y Cultura (MEC), instaladas en el módulo 8 de COMCAR. El 15 de noviembre de 2011 comenzaron las actividades de la fábrica de cerámica y de joyería artesanal en el Centro Nacional de rehabilitación (CNR).

Compartir en FacebookCompartir en Twitter