Autos Clonados

  • Controles vehiculares en rutas nacionales dan sus frutos

    Posible auto clonado

    El pasado mes de febrero un hombre recibió una llamada telefónica por parte de una mujer quien dijo que recientemente había permutado su auto Citroën por un Corsa que estaría a nombre del antes mencionado, por lo que estaba interesada en regularizar la libreta de circulación.

    Ante esta situación el hombre manifestó que su auto continuaba en su poder, ya que no lo había vendido, por lo que procedieron a comparar número de motor y chasis de ambas libretas y constataron que no coincidían.

    A raíz de esto el individuo realizó la denuncia ante la policía, ya que sospechó que podría estar circulando un auto de similares características al suyo con chapas matrículas no originales y libreta de circulación adulterada.

    Enterada la Dra. Ghione, Fiscal de 1º turno de Pando, dispuso citar a ambas personas con sus respectivos autos y documentación para comprobar cuál estaría en forma irregular y, una vez corroborado eso, incautar el automóvil y realizarle peritaje.

    En horas de la tarde de ayer en el kilómetro 26.500 de la ruta 8, efectivos de esa Dirección Nacional que se encontraban de recorrida avistaron un Chevrolet Corsa cuyas chapas matrículas eran apócrifas, por lo que se procedió a interceptarlo.

    Consultados en primera instancia los datos de la conductora y el vehículo, ambos se encontrarían carentes de requisitoria; sin embargo, al consultar el número de padrón del chasis y motor no coincidían con la chapa matrícula, por lo que el vehículo fue incautado y la mujer fue puesta en manos de la justicia.

     

    Mercadería incautada en presunta infracción aduanera

    Próximo al mediodía de ayer, personal de esta Dirección Nacional se encontraba realizando una recorrida cuando en el kilómetro 325 de la ruta 8 avistaron una camioneta cargada con fruta, verdura y otros comestibles, por lo que la detuvieron para realizarle una inspección.

    Dado que el chofer del vehículo no aportó documentación de la mercadería, se presumió que esta se podría encontrar en infracción aduanera, por lo que fue trasladado junto al vehículo y su carga al destacamento de Treinta y Tres.

    Enterada la Justicia pertinente, se dispuso el emplazamiento sin fecha al Juzgado de Paz de Melo, dar intervención a la Dirección Nacional de Aduana, que el vehículo quede retenido hasta que se presente su propietario y que la mercadería sea incautada y entregada a Barrera Sanitaria.

    Fuente: Dirección Nacional de Policía de Tránsito

    Montevideo, 6 de mayo de 2020

  • Operación Polo permitió desarticular grupo criminal dedicado a clonación y venta de vehículos hurtados

    Tras varias averiguaciones, el Departamento de Investigación y Análisis del Tráfico Automotor (D.I.A.T.A.) detectó diversas maniobras vinculadas al hurto, clonación y venta de vehículos por Internet. El modus operandi de los implicados consistía en publicar vehículos (producto de hurtos y rapiñas), matrículas clonadas y chapas a través de diferentes perfiles falsos en una red social. Cabe destacar que en el transcurso de la operación se incautaron seis vehículos.

    En los allanamientos, además de los vehículos, se incautaron varias chapas matrículas algunas de ellas apócrifas, 38 municiones calibre 22, varios juegos de cuños para remarcar con números y letras, varias herramientas utilizadas para dicha maniobra, números y letras sueltos de varias placas matriculas (para la fabricación de las mismas), un chasis, un Fiat Siena cuyo chasis y motor se encontraban remarcados y pulidos, varios compromisos de compra venta de vehículos, stickers de la Intendencia de Canelones (utilizadas para la fabricación de chapas matriculas) y celulares.

    Tras los hechos se logró ubicara los implicados, quienes fueron judicializados, y se resolvió la condena para P.C.T.F. como autor penalmente responsable de un delito continuado de receptación especialmente agravado en concurrencia fuera de la reiteración real con un delito continuado de estafa a la pena de 18 meses de prisión con descuento de la detención sufrida. Para L.G.C.F. y M.N.M.S. su condena como autores penalmente responsables de un delito continuado de receptación especialmente agravado en concurrencia fuera de la reiteración con un delito continuado de estafa a la pena de dos años de penitenciaría con descuento de las detenciones sufridas la que se cumplirá de la siguiente manera: 14 meses de prisión y el saldo de 10 meses se impone la pena de libertad vigilada.

    Fuente: D.G.L.C.C.O. e Interpol


    Montevideo, 20 de julio de 2020