Dirección Nacional de Sanidad Policial

Esta repartición se encarga de la protección de la salud y recuperación de la misma, que estará a cargo de su cuerpo técnico y a tal efecto debe aplicar principios de prevención, asistencia médica integral, profilaxis, y rehabilitación psico-física, para la tutela de la salud del personal policial y su familia.

Dirección Nacional de Cárceles

Su principal cometido es la custodia y la reforma de los delincuentes; teniendo para ello el poder material y moral para dictar los reglamentos, órdenes y resoluciones de todos los servicios que le incumben; debiendo propender por todos los medios a su alcance, a seguir los dictados de la ciencia penal más moderna, tratando de convenir y mantener los establecimientos de su dependencia, en verdaderos claustros de transformación moral y adaptación social del delincuente.
Los Centros de Recuperación son instituciones de reclusión para personas privadas legalmente de su libertad. Su objeto, que no se limita a la mera reclusión, está determinado por la función social específica de que deriva su nombre. La recuperación del recluso, readaptándolo para la vida libre y sin problemas en el seno de la sociedad, constituye el sentido, la meta primordial de los centros.
El modo de dar cumplimiento al cometido propuesto, implica la aplicación práctica de técnicas avanzadas, revolucionarias en un sistema de reclusión, que no tiene precedentes ni similares en el país y a la altura de las mejores instituciones de naturaleza carcelaria del mundo entero.
Todo el sistema se centra en el fomento de aptitudes subjetivas del recluso, cuyo cultivo y desarrollo asegurarán su plena recuperación como hombre libre. De tal modo, sólo resulta posible alcanzar las metas propuestas, cuando se trabaja con reclusos plenamente compenetrados del compromiso contraído y absolutamente consustanciados con el espíritu de la obra.
Característica destacada del funcionamiento de los Centros, es que su actividad se encara fundamentalmente como una obra. Consustanciados con ellas, autoridades, funcionarios y reclusos, participan en esfuerzo mancomunado, procurando obtener los fines que inspiran la creación de estas instituciones: la recuperación del recluso como hombre y su ubicación útil y sin problemas en el medio social.

DIGEFE (ex RENAEMSE)

Competencia y facultades

La Dirección General de Fiscalización de Empresas (DIGEFE) tiene competencia nacional y sus facultades son las siguientes:

Informar a los efectos de tomar resolución fundada sobre la habilitación de empresas prestadoras de servicios de seguridad;
b) Tramitar la habilitación al personal de seguridad dependiente de las empresas;
c) Tramitar, inspeccionar y habilitar sistemas de seguridad bancarias, Empresas Públicas e Instituciones Financieras en general, locales, vehículos blindados y todos los medios materiales o técnicos que por las reglamentaciones sean necesarios.
d) Practicar las inspecciones de seguridad que estime pertinentes, o que se le solicitaren, efectuando los informes técnicos correspondientes;
e) Llevar el Registro de Empresas y Prestadores Privados de Seguridad y el Registro del Personal de Seguridad;
f) Sustanciar todas las actuaciones administrativas generadas por las actividades reguladas en este Decreto y demás normas vigentes o que se dictaren en la materia;
g) Proponer a la Dirección General de Secretaría la imposición de sanciones en los casos de que se infringieren las normas respectivas;
h) Informar en los expedientes de habilitación de los Centros Privados de Capacitación del personal de seguridad que autorice el Ministerio del Interior;
i) Ejercer las funciones de control, fiscalización e inspección del funcionamiento de las Empresas y Prestadores Privados de Seguridad habilitados, así como el control del personal de los mismos.- A tales efectos dispondrá las inspecciones a locales de las oficinas de las Empresas y Prestadores Privados de Seguridad e incluso de aquellos lugares donde se cumplen los servicios;
j) Proyectar y someter a consideración de las autoridades del Ministerio del Interior, los reglamentos que entienda necesarios para regular las actividades de seguridad en todos sus ámbitos de realización.
k) Proyectar y someter a consideración del Ministerio los instructivos que estime pertinentes para el desarrollo de las tareas de seguridad referidas en el presente Decreto.

De acuerdo a lo dispuesto por el Decreto Nº 401/02 de fecha 22/10/02, se amplió la competencia de la Unidad Policial antes mencionada, incluyendo la misión de habilitar los Polígonos de Tiro Policiales y Civiles.



Evolución Histórica

La actividad de Seguridad Privada, no es nueva en el país y consecuentemente su marco regulatorio tampoco. Podemos señalar que desde el inicio la actividad de seguridad privada, contó con normas que establecían cuáles eran los requisitos que debían cumplir los interesados para ser autorizados; cuáles eran las actividades que podían desarrollar y con qué medios materiales podían contar.

La primera actividad de seguridad privada reglada en el país, fue la del servicio de Serenos.

El Decreto de fecha 21/11/1947 en su Art. 1ro. establecía: que la actividad de los serenos particulares es privada, pero su desenvolvimiento está condicionado a un régimen de Policía, las autoridades policiales están facultadas para ejercer el acto administrativo de autorización y el contralor permanente.

Dicha actividad no confiere, otras atribuciones de poder público que las leyes acuerdan para casos especiales. La autorización era exclusivamente para las personas físicas, las que debían solicitarla a la Jefatura de Policía respectiva. Se imponía la obligación de los serenos de no usar uniformes, insignias o emblemas similares que pudieran confundirse con los que tenga en uso la Policía.

Por Decreto de fecha 26/06/1958 se autoriza el servicio de vigilancia y de serenos particulares, tanto a personas físicas como jurídicas.

Con el advenimiento de la Democracia se devuelve la competencia del contralor de la seguridad privada al Ministerio del Interior por disposición del Decreto 190/85 de fecha 15.05.85. (Deroga el Decreto 467/83 del 02.12.83 por el cual se atribuía al Ministerio de Defensa Nacional la potestad en la materia).

Por Decreto 416/85 (art.1º) de fecha 06.08.85 se establece que las Empresas que presten servicios de seguridad deberán solicitar la autorización previa a la Jefatura de Policía del departamento en que cumplirán su actividad.

Por Ley 16.170 (art.150) de fecha 28.12.90 se crea el Registro Nacional de Empresas Prestadoras de Servicios de Seguridad, Vigilancia y Afines, dependiendo del Ministerio del Interior.

Por Decreto 447/93 de fecha 14.10.93 el Registro Nacional de Empresas Prestadoras de Servicios de Seguridad, Vigilancia y Afines (RE.NA.EM.SE) dependerá de la Dirección Nacional de Información e Inteligencia.

Por Decreto 275/99 de fecha 14.09.99 se dispone que el RE.NA.EM.SE dependerá de la Dirección General de Secretaría del Ministerio del Interior.

UNICOMServicios y programasServicios en líneaGestión de desarrollo humano