DIGEFE (ex RENAEMSE)

Competencia y facultades

La Dirección General de Fiscalización de Empresas (DIGEFE) tiene competencia nacional y sus facultades son las siguientes:

Informar a los efectos de tomar resolución fundada sobre la habilitación de empresas prestadoras de servicios de seguridad;
b) Tramitar la habilitación al personal de seguridad dependiente de las empresas;
c) Tramitar, inspeccionar y habilitar sistemas de seguridad bancarias, Empresas Públicas e Instituciones Financieras en general, locales, vehículos blindados y todos los medios materiales o técnicos que por las reglamentaciones sean necesarios.
d) Practicar las inspecciones de seguridad que estime pertinentes, o que se le solicitaren, efectuando los informes técnicos correspondientes;
e) Llevar el Registro de Empresas y Prestadores Privados de Seguridad y el Registro del Personal de Seguridad;
f) Sustanciar todas las actuaciones administrativas generadas por las actividades reguladas en este Decreto y demás normas vigentes o que se dictaren en la materia;
g) Proponer a la Dirección General de Secretaría la imposición de sanciones en los casos de que se infringieren las normas respectivas;
h) Informar en los expedientes de habilitación de los Centros Privados de Capacitación del personal de seguridad que autorice el Ministerio del Interior;
i) Ejercer las funciones de control, fiscalización e inspección del funcionamiento de las Empresas y Prestadores Privados de Seguridad habilitados, así como el control del personal de los mismos.- A tales efectos dispondrá las inspecciones a locales de las oficinas de las Empresas y Prestadores Privados de Seguridad e incluso de aquellos lugares donde se cumplen los servicios;
j) Proyectar y someter a consideración de las autoridades del Ministerio del Interior, los reglamentos que entienda necesarios para regular las actividades de seguridad en todos sus ámbitos de realización.
k) Proyectar y someter a consideración del Ministerio los instructivos que estime pertinentes para el desarrollo de las tareas de seguridad referidas en el presente Decreto.

De acuerdo a lo dispuesto por el Decreto Nº 401/02 de fecha 22/10/02, se amplió la competencia de la Unidad Policial antes mencionada, incluyendo la misión de habilitar los Polígonos de Tiro Policiales y Civiles.



Evolución Histórica

La actividad de Seguridad Privada, no es nueva en el país y consecuentemente su marco regulatorio tampoco. Podemos señalar que desde el inicio la actividad de seguridad privada, contó con normas que establecían cuáles eran los requisitos que debían cumplir los interesados para ser autorizados; cuáles eran las actividades que podían desarrollar y con qué medios materiales podían contar.

La primera actividad de seguridad privada reglada en el país, fue la del servicio de Serenos.

El Decreto de fecha 21/11/1947 en su Art. 1ro. establecía: que la actividad de los serenos particulares es privada, pero su desenvolvimiento está condicionado a un régimen de Policía, las autoridades policiales están facultadas para ejercer el acto administrativo de autorización y el contralor permanente.

Dicha actividad no confiere, otras atribuciones de poder público que las leyes acuerdan para casos especiales. La autorización era exclusivamente para las personas físicas, las que debían solicitarla a la Jefatura de Policía respectiva. Se imponía la obligación de los serenos de no usar uniformes, insignias o emblemas similares que pudieran confundirse con los que tenga en uso la Policía.

Por Decreto de fecha 26/06/1958 se autoriza el servicio de vigilancia y de serenos particulares, tanto a personas físicas como jurídicas.

Con el advenimiento de la Democracia se devuelve la competencia del contralor de la seguridad privada al Ministerio del Interior por disposición del Decreto 190/85 de fecha 15.05.85. (Deroga el Decreto 467/83 del 02.12.83 por el cual se atribuía al Ministerio de Defensa Nacional la potestad en la materia).

Por Decreto 416/85 (art.1º) de fecha 06.08.85 se establece que las Empresas que presten servicios de seguridad deberán solicitar la autorización previa a la Jefatura de Policía del departamento en que cumplirán su actividad.

Por Ley 16.170 (art.150) de fecha 28.12.90 se crea el Registro Nacional de Empresas Prestadoras de Servicios de Seguridad, Vigilancia y Afines, dependiendo del Ministerio del Interior.

Por Decreto 447/93 de fecha 14.10.93 el Registro Nacional de Empresas Prestadoras de Servicios de Seguridad, Vigilancia y Afines (RE.NA.EM.SE) dependerá de la Dirección Nacional de Información e Inteligencia.

Por Decreto 275/99 de fecha 14.09.99 se dispone que el RE.NA.EM.SE dependerá de la Dirección General de Secretaría del Ministerio del Interior.

Dirección Nacional de Policía Científica

Creación de la Policía Técnica (hoy Policía Científica)
El 28 de julio de 1926 el Poder Ejecutivo aprueba el decreto donde se surge el “Reglamento General de la Policía del Departamento de Montevideo”, donde se organizaron los servicios y funciones policiales.

Dentro de la denominada División de Investigaciones se transforma la que fuera la Oficina de Identificación Dactiloscópica creada en 1905 en la Sección Identificación y Anexos y se le integran el Gabinete de Prontuario y Archivo, la Inspección Pericial, el Laboratorio Fotográfico, Identificación Dactiloscópica y Expedición de “Libretas de Identidad Personal”.

Misión
Realizar pericias y análisis, sobre hechos presuntamente delictivos, mediante la aplicación de la Ciencia Criminalística en todo el territorio nacional, para obtener la prueba material a efectos de su valoración por la Justicia, cooperación con otras Unidades Policiales y otras organizaciones públicas en general.

Visión
Es la Institución Policial Científica de referencia ineludible a cargo de la Investigación Criminalística en el Uruguay.



Historia
 
Durante los últimos 100 años aproximadamente, la ciencia de la criminalística se desarrolla como uno de los complementos más indiscutibles que tiene la Justicia para cumplir su labor en nuestro país. Sudamérica en un hecho sin precedentes reunió a sus eruditos en 1905, hoy la lucha mancomunada por la justicia continúa y se plasma con el Simposio Iberoamericano de Criminalística.

 
Origen de la Policía Científica
 
En los últimos siglos se impone la justicia como un principio de las relaciones entre lo hombres.

Luego del proceso de la socialización de la especie humana, es cuando comienzan a surgir los problemas, de hecho no podríamos negar que desde la antigüedad existen las faltas y delitos, porque desde el momento que existe el derecho del individuo, existe de manera inalienable el riesgo de que ese derecho sea arrebatado por alguien mas fuerte.

Para ello el hombre tuvo que diseñar herramientas y medios que le permitieran relacionar la falta cometida dentro del grupo social y que afectaban la armonía de la comunidad, con el responsable material del hecho.

Tenemos referencias históricas en las antiguas civilizaciones de una función seudo policial, pero esta no implicaba otra cosa que la detención, represión y castigo a los infractores.

Es a mediados del siglo XVII, cuando surge un cambio trascendente.

Se inicia la idea de investigar los delitos y apresar a los delincuentes antes de castigarlos, se inicia de esta forma una humanización de las penas.

En 1643 en Italia Ferdinando Cospi publica un tratado sobre la Policía Científica y que implica el comienzo de una ciencia en sí misma, que investiga y que se anticipa al castigo aplicando una metodología científica.

Una seguidilla de precursores de esta nueva ciencia surgen a nivel mundial. En Francia FRANÇOIS VIDOCQ crea LA SURETÉ, en 1823 EVANGELISTA PURKINJE realiza un estudio sobre los relieves papilares; en 1833 nace el primer antecedente de la antoprometria o fotografía forense con ALPHONSE BERTILLON; en 1842 se funda SCOTLAN YARD en Inglaterra, WILIAM HESCHEL en la india ya comienza su estudio en identificación y hace una manera de impresión dactilar; en 1893 un personaje importante hace su aparición, HANS GROSS con su “Manual del Juez”, donde se imprime por primera vez el término Criminalística y en 1910 se funda el primer laboratorio de criminalística con EDMOND LOCARD.
 
 
Origen de la Policía Científica en Uruguay

Nuestro país no podía quedar ajeno a esta evolución en la nueva ciencia y el 16 de junio de 1895 nace la Oficina de Identificación Antropométrica, siguiendo el método de Bertillón. El nombramiento del Dr. Alfredo Giribaldi como director lo convierte en nuestro precursor más lejano. Unos días más tarde, el 1º de julio se crea el Laboratorio Fotográfico para el registro de los detenidos en la cual se le anexará para completar la tarea, la oficina de confección de Prontuarios y “fojas de servicio” que los conoceremos más tarde como los legajos de de los funcionarios policiales. Su primer Director fue el Sr. Alberto Bixio.

Pocos años después, en marzo de 1905, se crea la Oficina de Identificación Dactiloscópica, en donde el Dr. Alejandro Saráchaga es nombrado como su primer director.

La fiebre de la Criminalística se extiende por toda Sudamérica y en ese mismo año se celebra en Buenos Aires el primer Convenio de Cooperación Policial para combatir la delincuencia.

La presencia de Juan Vucetich, Jefe de la Oficina Central de Identificación de la ciudad de La Plata en Argentina; el Comisario José Gregorio Rossi, Jefe de Investigaciones de la Policía Federal de Buenos Aires; Félix Pacheco, Jefe del Gabinete de Identificación y Estadística de Río de Janeiro; el Dr. Luís Manuel Rodríguez, Secretario de Prefectura de la Policía de Santiago de Chile; y el Dr. Alejandro Saráchaga, Jefe de la Oficina de Identificación Dactiloscópica de Montevideo, no hicieron otra cosa que demostrar la voluntad desde un principio de fortalecer y estrechar los vínculos entre lo que a la postre fue el origen de nuestras policías científicas.


La Policía Científica hoy

En la actualidad la Dirección Nacional de Policía Científica depende directamente del Ministerio del Interior y esta administrado en 4 divisiones. La administrativa que se encarga del mantenimiento, desarrollo y funcionamiento como institución estatal, la división Interior que como jurisdicción nacional que tiene nuestra policía técnica desempeña un rol de enlace fundamental con la unidades técnicas del interior del país y la tarea que desempeñan.

La división de identificación Criminal. Abarca un área muy amplia en cuanto a la administración de los ciudadanos con antecedentes penales de nuestro país. Para ello está dividido en 4 departamentos.

En el departamento de legajos prontuáriales y patronímicos se encuentra el archivo de todas las personas con antecedentes penales de nuestro país y por tanto cumple un rol más que importante al crear el prontuario de estas personas que incluyen desde las actas policiales que llevaron a su detención, el procedimiento policial y posterior veredicto judicial, junto con él, huellas y fotografías se adjuntan al mismo. Tarea que se le suma por tanto es la información de antecedentes a todas las dependencias policiales del país que requieran información sobre este tipo de personas.

Por último la División Criminalística, la encargada de realizar la tarea científica de la investigación policial, compuesta por varias disciplinas con tareas y especialidades muy precisas, que las intentaremos conocer en su intimidad profesional.

Dirección Nacional de Migración

La Dirección Nacional de Migración se creó el 2 de diciembre de 1865.
La Dirección Nacional de Migración se creó el 2 de diciembre de 1865. Por Decreto del 22/12/1937 pasó a la órbita del Ministerio del Interior. El 29/9/981 (Ley Nº 15.185) se incorporó la Dirección Nacional de Migración a la Ley Orgánica Policial como una de las Unidades dependientes del Ministerio del Interior (art. 9)
Cometidos: Control del ingreso, permanencia y egreso al país de los Extranjeros, control del egreso y reingreso al país de los uruguayos; asesoramiento en materia migratoria y la exclusividad en la generación de información sobre movimientos migratorios, permanencia y radicación de extranjeros.



Historia
Por Ley Nro. 837 de 02.12.1865 se crea la Oficina de Inmigración, dependiente del Ministerio de Hacienda, en calidad de Adscripta a la Dirección de Estadísticas.-

Cuyo cometido esencial era: "formar la estadística de la Inmigración que arribe al país y transmitir al gobierno los datos sobre todo lo concerniente al fomento y establecimiento de los Inmigrantes".

Ya la constitución de 1830, que en el artículo Nro. 147 dispone: " es libre la entrada de todo individuo en el territorio de la República, su permanencia en el y su salida con sus propiedades observado las leyes de Policía y salvo perjuicio de terceros".-
Desde su fundación , la Oficina de Inmigración sufriría transformaciones tanto en su denominación, atribuciones así como en sus cometidos, al tiempo que cambiaba de órbita Ministerial.-

En efecto por Decreto de fecha 11.12.1878, la O. de I.; pasa a depender del Ministerio de Relaciones Exteriores, pero en 1880 también por vía de Decreto los cometidos de Inmigración pasan al Ministerio de Gobierno.

Por Decreto de Ley Nro. 8959 del 06.04.1933 pasa al Ministerio de Guerra y Marina y el 19.03.1935 es situada en la órbita del Ministerio de Ganadería y Agricultura, por la directa vinculación que todavía se establecía entre la venida de extranjeros y el desarrollo agrícola del País.-

Finalmente por Decreto del 22.12.1937 pasó a depender del Ministerio del Interior.-

Por ley 14.189 de 30/374 desde el año 1974 se denomina Dirección Nacional de Migración, y fue incluida en el Artículo 9 de la Ley Orgánica Policiál Nº 15185 del 29.9.81.-


Aspectos Institucionales

Las competencias en materia migratoria, ya sean ejecutivas o de asesoramiento, se centralizan en el Ministerio del Interior, según resulta de la normativa vigente.

1. Ministerio del Interior

Corresponde a este Ministerio la atención de "los servicios internos relativos a la migración , contralor y vigilancia de la entrada, permanencia y salida de personas" (art. 2do. Núm. 7, Decreto Nro. 574/974 de 12/VII/974).

Este es el órgano que ejerce la superintendencia general de los servicios de migración, tanto en el interior como en el exterior de la República (art. 85 Decreto de 28/2/947).

Si bien las funciones ejecutivas las cumple la Dirección Nacional de Migración , compete al Ministerio decidir en definitiva sobre las autorizaciones de residencias permanentes (arts. 15 y 82, Decreto de 28/2/947).

2. Dirección Nacional de Migración

Esta Dirección, dependiente del Ministerio del Interior, es responsable de poner en ejecución las disposiciones vigentes sobre migración. Sus principales atribuciones están contenidas en el decreto de 28 de febrero de 1947, sin perjuicio de las que resultan de otras normas dispersas en diversas leyes y decretos.

3. Agentes Consulares

Les compete el cumplimiento de funciones administrativas en materia de inmigración, en aquellos países donde se encuentran acreditados. Reciben sus directivas desde el Ministerio del Interior, por conducto del Ministerio de Relaciones Exteriores (arts. 84, 85 y 89, Decreto de 28/2/947).

4. Comisión Nacional de Migración

Esta Comisión tiene por cometido, asesorar al Poder Ejecutivo en materia migratoria (art. 1ro. Decreto Nro. 523/985 de 26/IX/985).

Funciona en la órbita del Ministerio del Interior y tiene su asiento en la Dirección Nacional de Migración, cuyo Director la preside, y se integra con representantes de diversos organismos vinculados a la temática citada.

Entre otros, se incluyen entre sus competencias la planificación de corrientes migratorias de interés para el desarrollo, proyectar mecanismos de asistencia a los inmigrantes, para allanar los obstáculos que se puedan presentar en el asentamiento en territorio nacional.

También se encuentra facultada para preparar los anteproyectos de leyes y decretos que sean necesarios a esos fines (arts. 4to. y 7mo. del decreto citado)

5. Otros organismos

Existen otros organismos que de manera colateral tienen ingerencia en la materia.

Entre otros, podemos mencionar al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, a quien corresponde la regulación del mercado de trabajo y empleo; el Ministerio de Salud Pública, que ejerce la Policía Sanitaria de Fronteras y el Ministerio de Economía y Finanzas, que por intermedio de su Dirección de Aduanas otorga franquicias aduaneras a los inmigrantes que se amparan a planes específicos.

Cabe apuntar también la competencia general de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, como órgano asesor del Poder Ejecutivo en todo lo vinculado a la formulación de planes y programas de desarrollo.


Dirección Nacional de Identificación Civil

La Dirección Nacional de Identificación Civil es un servicio de jurisdicción nacional, dotado de cierta desconcentración que depende del Poder Ejecutivo a través del Ministerio del Interior.

Su cometido esencial es la identificación de las personas físicas que habitan el territorio de la República, otorgando la Cédula de Identidad de acuerdo a la documentación probatoria y a la confrontación dactiloscópica.

Expide, asimismo, los Pasaportes comunes en todo el territorio nacional. Emite, además, Certificados de Titularidad, Identidad, etc. y apoya a todas las Unidades del Ministerio del Interior y otros organismos estatales, siendo fundamentales sus datos para el definitivo esclarecimiento de innumerables situaciones.

Es, en realidad, el Banco de Datos más grande del país.


CÓMO COMENZÓ

Los métodos de identificación fueron motivo de preocupación desde las antiguas civilizaciones. Así encontramos la identificación por el nombre, marcas infamantes, deformaciones del cuerpo, cicatrices, tatuajes, etc., métodos absolutamente empíricos.

Métodos científicos se sucedieron luego: oftalmoscópico, otométrico, craneográfico, etc. Pero los dos sistemas que en el siglo pasado tuvieron mayor aceptación e importancia fueron la Antropometría y la Dactiloscopía.

Hoy sabemos que la identificación papilar es la que ofrece eficacia y certeza absoluta en la identificación por su inmutabilidad, perennidad, variedad y clasificabilidad. Todo esto hace de la Dactiloscopía como proceso científico un medio infalible e indubitable, que constituye garantía y prueba de la identidad del individuo a la cual otorga certeza jurídica absoluta.

En nuestro país el primer antecedente de identificación se ubica en el año 1905 con la Oficina de Identificación Dactiloscópica. En el mismo año se firma entre las policías de La Plata y Buenos Aires, Río de Janeiro, Santiago de Chile y Montevideo, un convenio que tiene como fundamento el canje de antecedentes de los individuos considerados peligrosos para la sociedad, como cooperación entre los estados firmantes; tal canje se encontraba establecido en el artículo 1º.

El mismo convenio preceptuaba en el artículo 10º la posibilidad de que todo ciudadano registrara sus antecedentes:"Los contratantes procurarán facilitar que toda persona honesta registre en la Oficina de Identificación sus antecedentes y su "individual dactiloscópica", que no solo evite injustos vejámenes, sino que sea elemento de información personal, útil en cualquier circunstancia".

Con fecha 1º de mayo de 1914 se publica la primera ley sobre CÉDULAS DE IDENTIDAD PERSONAL. Su artículo 1º establecía: "La Oficina de Identificación de la Policía de la Capital, aparte de los cometidos comprendidos en el artículo 8º de la Ley del 12 de julio de 1912 (penalidad), y de las funciones administrativas que actualmente desempeña, deberá identificar todo detenido por hecho que caiga bajo la acción penal y los cadáveres de desconocidos. Además del sistema de identificación dactiloscópica actualmente empleado, la oficina deberá recurrir en cuanto sea posible a los demás que hayan acreditado valor científico y resultados prácticos" Artículo 2º "La oficina será la única habilitada para expedir libretas de identidad personal..."

El 23 de marzo de 1946, se promulga el Reglamento General de Cédulas de Identidad.

Las Oficinas de Identificación comenzaron paulatinamente a desarrollar su labor en todas las Jefaturas de Policía del país. La primaria función que unía Identificación Civil e Identificación Criminal fue luego dividida, expidiendo la Cédula de Identidad cada Jefatura de Policía. La función era privativa de las Jefaturas y cada una de ellas otorgaba su propio número secuencial. Ello surgía del Decreto 336/967 del 30 de mayo de 1967.

Posteriormente la Ley 14.193 del 9 de mayo de 1974, estableció la identificación mediante el auto generado, combinación de números y letras, que presentaba el inconveniente de contar con una parte invariable (números) y otra variable (letras). Dicho sistema no fue utilizado porque presentaba posibilidades reales de duplicación y debía ser modificado en casos determinados con el correr del tiempo (rectificaciones de partidas, reconocimientos, etc.), creando así grandes dificultades para mantener la debida correspondencia entre el identificado y su número. La Ley 14.193 fue derogada por el Dec. Ley 14.762 del 13 de febrero de 1978, que regula el régimen de identificación de las personas físicas, mediante la documentación habilitante y la confrontación dactiloscópica.

Por Ley 14.800 de 30 de junio de 1978 se crea la Dirección Nacional de Identificación Civil, repartición con jurisdicción nacional que depende del Ministerio del Interior y que se integró en un principio con los respectivos servicios que funcionaban bajo la órbita de las Jefaturas de Policía Departamentales de las cuales posteriormente se independizaron totalmente. El artículo 12 de la ley mencionada concreta presupuestalmente la estructura creando el programa 1.14 "Oficina Nacional de Identificación Civil" Unidad Ejecutora 31 Dirección Nacional de Identificación Civil, inciso 04 Ministerio del Interior.

El Dec. Ley 14.762, establece el número único identificatorio, utilizado actualmente, compuesto por un conjunto en sucesión natural a partir del uno y la cifra del dígito verificador.
El número de identificación posee las características de ser único, permanente, confiable y universal.
- Único: porque se asigna a un sólo decadactilograma.
- Permanente: porque acompaña al individuo toda su vida.
- Confiable: porque se otorga sólo después que el perito procedió a la clasificación de las impresiones.
- Universal: porque es una unidad identificable en el universo de los números.

La cédula de identidad es un documento Nacional, obligatorio para toda persona mayor de 45 días de edad (se deja constancia que por mandato de la Ley número 17.475 de 16/05/2002, art. 135, "Las personas que a la fecha de entrada en vigencia de la presente ley, tengan cuarenta y cinco días o más de edad dispondrán de un plazo hasta el 31 de diciembre de 2005 a efectos de obtener la cédula de identidad) nacional o extranjero, con residencia permanente o con obligación de gestionar dicha residencia al permanecer en el país por más de noventa días. Los pasaportes comunes, por su parte, son expedidos por la Dirección Nacional de Identificación Civil desde su creación.

Tanto la Cédula de Identidad como el Pasaporte, son el resultado final del proceso científico de la identificación, que fija la identidad de los individuos a través del análisis de:
- Documentación habilitante.
- Estudio de decadactilograma.
- Fotografía.
- Número de identificación.
- Recepción de la firma cada vez.

En la actualidad la Dirección Nacional de Identificación Civil viene incorporando paulatinamente a todas sus oficinas, un sistema de expedición de documentos totalmente informatizado, disponiendo en algunas además, de un sistema telefónico de adjudicación de audiencias en un gigantesco avance en sus procesos de trabajo, impulsado por quienes sienten el orgullo de ser partícipes de un hacer especial, diferente y de singular importancia.

UNICOMServicios y programasServicios en líneaGestión de desarrollo humano